Pedro Javier Moreno

Doctor Pedro Javier Moreno

Doctor Pedro Javier Moreno es médico especialista en medicina alternativa de la Universidad Juan N. Corpas.

 Está enfocado en el diagnóstico e intervención alternativa, la cual permite ver el cuerpo como un todo, facilitando el análisis de los órganos enfermos.

Realiza diferentes terapias alternativas en todas las edades (niños, jóvenes, adultos, adultos mayores).

Enfermedades que trata

  • Problemas de metabolismo como: hipertensión, diabetes, hipotiroidismo e infección urinaria.
  • Enfermedades en los huesos como: dolor en la espalda, dolor en el cuello, dolor en los huesos y artrosis.
  • Trastornos del cerebro como: dolores de cabeza, epilepsia, demencia,falta de memoria, atención y concentración.
  • Trastorno en piel como: dermatitis, acné y alergias.
  • Enfermedades respiratorias como: asma y rinitis alérgica.
  • Trastornos mentales: ansiedad, miedo, y depresión.

Artrosis:

Es una enfermedad que afecta a los huesos.  Normalmente, se localiza en las manos, las rodillas, la cadera o la columna vertebral. 

La artrosis provoca dolor, inflamación e impide realizar con algunos movimientos  normales como cerrar la mano, subir escaleras o caminar.

Los síntomas de la artrosis son muy variados y van apareciendo con el tiempo

Los más frecuentes son el dolor en los huesos, limitación de los movimientos y, en algunas ocasiones, acumulación de líquido en el hueso. Además, algunas personas pueden presentar rigidez y deformidad.

El objetivo del tratamiento en la artrosis es mejorar el dolor y la incapacidad funcional sin provocar otros efectos

Para conseguirlo, se enseña a los pacientes a evitar todo lo que daña los huesos como el sobrepeso, movimientos repetitivos, actitudes nocivas en el trabajo, entre otros. 

En segundo lugar, el paciente debe tener una tabla de ejercicios personalizada y adaptada que deberá realizar con el médico para mejorar el curso de la enfermedad.

Epilepsia:

Es un trastorno del sistema nervioso central en el que la actividad cerebral cambia, lo que provoca convulsiones, comportamientos raros y, a veces, pérdida de conciencia.

Cualquier persona puede desarrollar epilepsia. La epilepsia afecta tanto a hombres como a mujeres de todas las edades.

Los síntomas pueden variar. Algunas personas simplemente miran de manera fija por unos segundos durante una convulsión, mientras que otras mueven sin control  brazos o piernas.

En la mayoría de los casos, una persona con epilepsia tendrá el mismo tipo de convulsión en cada episodio, de modo que los síntomas serán siempre los mismos.

 Tener una sola convulsión no significa  sufrir de epilepsia. Por lo general, se requieren al menos dos convulsiones no provocadas para el diagnóstico.

El tratamiento con medicamentos o, en ocasiones, la cirugía pueden controlar las convulsiones en la mayoría de las personas que tienen epilepsia.

 Algunas personas requieren tratamiento de por vida para controlar las convulsiones, sin embargo, en otros casos, desaparecen con el tiempo.

Sin embargo, un diagnóstico exacto del tipo de epilepsia que sufre el paciente es importante para encontrar un tratamiento efectivo. Hay muchas formas diferentes de tratar la epilepsia. 

Los tratamientos actuales pueden controlar los ataques, al menos durante un tiempo, en aproximadamente un 80% de los pacientes. 

Además, la duración del tratamiento depende del paciente y del tipo de epilepsia que tiene. A veces puede durar unos pocos años u otras veces de manera indefinida.

Algunos tratamientos son medicación, cirugía y  dieta específica. La mayoría de las veces, es una combinación de  dos o de las tres formas.

Asma:

Es un trastorno que afecta las vías respiratorias y se puede manifestar desde la infancia. 

El asma ocasiona un bloqueo repentino de las vías respiratorias y bajo del flujo de aire.

La contaminación del aire pueden ser causantes de ataques de asma, los cuales se caracterizan por sonidos y rigidez en el pecho y dificultad para respirar. 

Los episodios graves de asma pueden reconocerse por una dificultad para respirar estando en reposo y cuando no es posible comer o decir una oración entera sin tener que detenerse para respirar. 

El asma infantil puede empeorar por la exposición al humo del cigarrillo, infecciones en las vías respiratorias o por alergias.

Para mejorar los síntomas, se utilizan medicamentos que se inhalan para reducir la inflamación de las vías respiratorias. Dichos medicamentos pueden tomarse sólo cuando el niño tiene dificultad para respirar. 

En momentos de síntomas graves de asma, los niños pueden necesitar oxígeno u otros tratamientos de emergencia que los ayuden a respirar.

Deja una respuesta

Recuerda indicar tu puntuación con estrellas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *